Gareth Bale está decidido a marcharse de Real Madrid a fin de año, según informan medios locales.

El galés estuvo muy cerca de partir al fútbol chino e incluso Zidane había declarado como si ya fuera una baja segura, pero la transferencia se frustró y el ex Tottenham se quedó en el plantel. Sin embargo, tuvo una buena cantidad de minutos al principio de temporada y las aguas parecían calmarse.

Pero Bale quedó afuera de la convocatoria en el 2-2 vs Brujas, por Champions League, situación que habría molestado al jugador, quien ya no disimula su mala relación con Zidane, indica diario AS.

Su representante comenzó a buscarle un club para intentar una salida en enero, algo que nunca había sucedido desde que llegó al club en 2013. ¿Uno menos en el Merengue?.