Luego de trazar sus prioridades con el seleccionado galés y el golf por delante de la Casa Blanca, Gareth Bale se volvió el enemigo número 1 de su propia parcialidad. Por ello debió encontrar una forma para convivir con la silbatina.

“La primera vez que pasa es un poco desconcertante, no sabía cómo lidiar con ello”, afirmó el jugador galés en una entrevista con la cadena británica BT Sport.

Además, Bale expresó que acorde se ha “hecho más mayor” logró entender que el Bernabéu ”es el mejor sitio para que te silben si no lo haces bien” porque lo motivan a revertir la situación. “Obviamente, tengo que seguir trabajando y demostrar a los hinchas lo que puedo hacer. Al final los silbidos pararán y puedes seguir con tu carrera”, consideró.