La última joya de la Masía es Ansu Fati, quien pese a ser menor de edad ya soportó el peso de ser titular en partidos importantes, y a la fecha registra 24 partidos y cinco goles. Por ello, a los 17 años se convirtió en una apuesta a pulir durante los próximos años.

Con miras a transmitirle tranquilidad al entorno del futbolista oriundo de Guinea-Bisau, desde el club garantizaron que seguirá en el plantel principal y no será negociado ni a préstamo ni por venta.

A casi un año de su debut en Primera División apenas algunas lesiones le quitaron continuidad ya que Quique Setién lo tiene en alta estima. Por el momento tiene contrato asegurado hasta 2022, con una cláusula de rescisión de 170 millones de euros.