Comenzó la cuenta regresiva para que Eduardo Berizzo “vuelva a las canchas”, luego de superar un cáncer de próstata y el golpe duro de haber sido despedido del Sevilla, a fines de diciembre del 2017. En esta oportunidad sería para dirigir al Athletic de Bilbao, quien lo había sondeado en el pasado y que ahora busca ocupar el puesto que dejó libre Ziganda.

 En las últimas horas, representantes del director técnico argentino y del club español se juntaron para terminar de ajustar detalles para que el Toto sea el conductor del Bilbao por una temporada, ya que en el elenco vasco habrá elecciones y quieren que la comisión ganadora tenga la libertad de elegir al entrenador que deseen.

Por este motivo, a Berizzo se lo vio pasear por la ciudad de Vigo -a la espera de la resolución de su futuro- ya que el pupilo de Marcelo Bielsa mantiene una gran relación con el Celta, equipo en el cual dejó un gran recuerdo cuando le tocó dirigirlo y en el que no descartó volver a tener un segundo paso en un futuro.