Antes de quedar en el ojo de la tormenta por su gesto de Fair Play hacia el Aston Villa, Marcelo Bielsa había sido acusado de espionaje. El entrenador del Leeds United había enviado a uno de sus colaboradores para que observe el entrenamiento del Derby County en la previa del choque entre ambos equipos con el Championship.

La noticia causó mucho revuelo e incluso el argentino tuvo que salir a dar explicaciones en una conferencia de prensa. Cuatro meses después de aquel episodio, fue el propio Bielsa quien comentó que fue él quien se hizo cargo de la sanción impuesta al club y que las 200.000 libras esterlinas salieron de su bolsillo.

“Es una multa económica que recibió el club, no iba contra mí, pero yo soy el responsable de ella y por eso la pagué de mi bolsillo“, explicó el Loco ante la prensa. Además, aseguró que también se hará cargo de cualquier sanción que su equipo reciba por lo sucedido el último partido contra el Aston Villa, cuando le ordenó a sus dirigidos dejarse hacer un gol para que el rival igualara el marcador.

Sobre las versiones que pusieron en duda su continuidad, Bielsa aclaró: “Nunca dije que si no ascendemos no voy a continuar mi trabajo aquí. Nunca dije que me iré o me quedaré. Solo dije que no era este el momento para discutirlo”. El próximo domingo, Leeds visitará al Ipswich Town por la última fecha del Championship. Luego, disputará el reducido por el ascenso a la Premier League.