A días de un nuevo clásico entre Barcelona y Real Madrid, en la previa del tradicional evento realizado por la empresa de transporte Nacex, Ramón Calderón, quien fuera mandatario del club blanco entre 2006 y 2009, se descargó en rueda de prensa y no se salvó nadie: ni el actual presidente Florentino Pérez, ni el DT Zinedine Zidane. Ni siquiera Mourinho, a quien ve en el banco Merengue para la siguiente temporada.

“Si Mourinho no firma con Manchester United, será el próximo entrenador de Real Madrid. Estoy casi seguro de ello”, dictaminó Calderón, y mostró su empatía con el portugués: “Si no se gana nada, lo veremos de nuevo en el banquillo por desgracia. Con él no fue la mejor época. Sin él, hay más tranquilidad. Es un persona que provoca conflictos que no son deseables”.

No conforme con el rendimiento actual del equipo, apuntó fuertemente: “Si las cosas no van bien, creo que Zidane no seguirá. Es un entrenador de Segunda B”.

Para redondear su discurso crítico al presente merengue, apuntó a la vereda de al frente. “En Barcelona se están haciendo bien las cosas y los resultados son el reflejo del trabajo bien realizado”, señaló Calderón, aunque palpita El Clásico con optimismo: “El Barca llega con ventaja, pero ojo con el Madrid, que en estos partidos pone coraje y garra”, comentó.

Su polémica charla con los periodistas terminó con un análisis del manejo de Florentino y el futuro de Cristiano Ronaldo con la casaca del Real Madrid: “Su continuidad depende del coleccionista de cromos del presidente. Le gustan los cromos caros, pagados con dinero ajeno, eso sí. Tiene el álbum, pero no sabe cómo colocarlos”, disparó.