Liverpool consiguió una ventaja considerable en una de las semifinales de Champions League tras vencer en Anfield 5-2 a Roma.

El conjunto de Jurgen Klopp tuvo una figura descomunal como Mohammed Salah. El egipcio anotó los dos primeros goles a los 35 y 45 de la etapa inicial con excelsas definiciones.

En el complemento, la furia inglesa no paró y así llegó el tanto de Sané y un doblete de Roberto Firmino para un claro 5-0 en apenas 60 minutos.

El local se relajó un poco en el final con la salida de Salah, y Roma, de flojo partido en todas sus líneas, logró descontar dos veces, primero con Dzeko y luego con el argentino Perotti, de penal.

La revancha será la semana próxima en el Olímpico y no son pocos los que sueñan con otro milagro, como el que provocó ante Barcelona.