Esta semana se inició la acción en la Liga de Campeones de Europa, y tras anunciarse la posibilidad de que los gobiernos locales puedan decidir la asistencia del público, en Cataluña trabajan para ello.

La idea es que el partido de la Champions League entre Barcelona y Dinamo de Kiev, correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos, el 4 de noviembre próximo, cuente con la presencia de un máximo de 5 mil espectadores.

Este jueves Gerard Figueras, secretario general del Deporte de la Generalitat de Cataluña, lo anunció en declaraciones a EFE: “Para el próximo partido, a no ser que la situación epidemiológica vaya mucho peor, diría que los protocolos pueden estar a punto para que el Barcelona pueda tener público en el Camp Nou”.

El funcionario aseguró que una vez que el Culé incorpore al Camp Nou los protocolos establecidos en los partidos de Champions podrá contar nuevamente con espectadores en su estadio. “El protocolo para recibir espectadores en el Camp Nou solo se puede aplicar en competición internacional, en partidos de Champions League, por lo que se refiere a la Liga Profesional, el protocolo lo marca el Gobierno de Madrid y de momento no ha previsto ninguna voluntad de cambiar el criterio”, agregó.

Además, Figueras remarcó que irán paso a paso en el escalado de los espectadores: “Nos podíamos situar en 3.000 o en 5.000 espectadores. En función de eso, en el siguiente partido se valorará aumentar el intervalo de los 5.000 espectadores o nos mantenemos en la misma cifra”, dijo.