El club italiano Parma, en el que supieron brillar varios jugadores argentinos, está en problemas después de que la Fiscalía solicitara su quiebra como consecuencia de sus deudas impositivas y con los futbolistas.

Parma, que marcha último en la tabla de la Serie A, se encuentra en problemas hace varios meses debido a problemas económicos. El lunes expiró el plazo para el que el nuevo presidente del club, Giampietro Manenti, abonara impuestos atrasados, además del sueldo de los jugadores. Como esto no sucedió, la Fiscalía volvió a hacer el pedido de quiebra para el club, cuyo destino se definirá el 19 de marzo en los Tribunales.

Lejos quedaron aquellas épocas gloriosas de fines de Siglo XX para Parma, cuando de la mano de Hernán Crespo y Juán Sebastián Verón, entre otros, ganó la Copa Italia y la Super Copa el mismo año. Hoy, el club vive el peor momento de su historia y afronta serios inconvenientes económicos que lo están llevando a la ruina. El presidente Manenti afirmó que el dinero de impuestos y sueldos ya fue depositado, aunque todavía resta una confirmación. Por lo pronto, los jugadores decidieron otorgar unos días más de plazo, antes de tomar alguna medida contra el club, después de una reunión que mantuvieron con Damiano Tommasi, presidente de la Asociación Italiana de Futbolistas. El capitán del equipo, Alessandro Lucarelli, declaró: “Todavía estamos esperando. Hemos decidido conceder un plazo más a la espera de una solución”. Sin duda que todos esperan lo mejor para Parma y están esperando el mayor tempo posible para tomar medidas drásticas.

Para colmo, varios medios italianos hablan sobre una nueva quita de puntos al club, que ya está último en la tabla con apenas 10 unidades. Por el retraso en el pago de sus deudas con jugadores y empleados, al club le podrían quitar hasta cinco puntos más del que ya le sacaron. El 19 de marzo se define el destino de este club que es parte de la historia del fútbol italiano y hoy se ve relegado en todos los frentes.

Foto: Goal