La fiesta del martes estuvo en París. Uno de los duelos más atractivos por los octavos de final de la Champions League tuvo como ganador al equipo conducido por Unai Emery. El Paris Saint Germain goleó por 4-0 a Barcelona y dejó casi sentenciado su pase a los cuartos de final.

La primera parte tuvo como claro dominador al conjunto parisino de principio a fin. Desde el comienzo del mismo, el local tuvo más cantidad de llegadas y las más claras. En los primeros diez minutos de juego, los Blues pudieron abrir el marcador rápidamente, sin embargo, el primer grito del cotejo estuvo en los pies de Ángel Di María mediante una pelota parada.

Antes de finalizar la primera etapa, Verratti, de gran actuación, asistió a Julian Draxler, uno de los recientes refuerzos, para aumentar el marcador por 2-0. Luego, la segunda parte no llegó a modificarse, el ritmo continuó igual y la diferencia en el marcador se extendió a los 10 minutos con una exquisitez del Fideo.

Seguido a esto, el equipo francés prosiguió con su notable actuación ante un Barcelona absolutamente desconocido y sentenciando el partido a falta de veinte minutos con el gol del uruguayo Edinson Cavani. Un resultado que deja bien parado al PSG y que obliga al conjunto catalán a realizar una excelente y milagrosa tarea en el Camp Nou cuando se vuelvan a ver las caras por el partido de vuelta.

https://www.youtube.com/watch?v=4ktvq31MmgQ