Con un golazo del Pipita, el conjunto italiano empató 1-1 de local frente a Athletic de Bilbao por el partido de ida del cruce clasificatorio a la UEFA Champions League.

En el partido de ida por la clasificación a la UEFA Champions League, Nápoli y Athletic de Bilbao igualaron 1-1 en el estadio San Paoli.

La primera media hora de partido estuvo plagada de imprecisiones. Ninguno supo descifrar la manera de burlar la resistencia defensiva del rival y las jugadas ofensivas terminaban en inútiles disparos desde afuera del área. Ambos equipos se cuidaron demasiado durante toda la primera etapa, pero el elenco italiano tuvo demasiadas distracciones en defensa. Después de varios minutos sin recibir ataques, Athletic Bilbao se animó a salir y le dio frutos. Un excelente desborde de De Marcos encontró a Iker Munaín sin marca alguna. Pase atrás y definición perfecta del español para el 1-0. Así terminó el primer tiempo. Nápoli no mostró nada de lo que suele hacer en el escenario europeo y Athletic Bilbao supo presionarlo lo suficiente para que no pudiera crear.

En el segundo tiempo, Nápoli no tuvo grandes mejorías. Hamsik, quien generalmente es el punto de partida de toda la creatividad ofensiva del equipo de Rafa Benítez, estuvo completamente desaparecido e impreciso. Cuando parecía que nadie podía romper el cero en el arco de Athletic, llegó el mejor jugador que tiene Nápoli. Gonzalo Higuaín recibió en el área, controló con clase y definió con la potencia justa para marcar el empate. San Paolo volvió a rendirse ante un argentino luego del primer grito del Pipa tras el Mundial de Brasil 2014. A partir de allí, el partido cambió completamente. Nápoli se dio cuenta que podía lastimar al rival y salió a buscar el partido. Bilbao se retrasó y se encerró atrás. Con pocos minutos de sobra, los italianos tuvieron muchas oportunidades para ponerse en ventaja, pero no supieron aprovecharlas. Varias de ellas fueron tapadas de manera heroíca por Gorka Iraizoz, arquero del equipo español, incluyendo un disparo a quemarropa de Higuaín desde la puerta del área chica.

Nápoli arrancó muy mal pero supo dar vuelta el partido y tener a su rival en un arco. La victoria era el resultado justo para los de Rafa Benítez, pero el entrenador se puede ir tranquilo por lo hecho por su equipo después del gol de Higuaín.

Los goles:

Foto: Squawka Football