Esta vez no hubo festejo para Ángel Di María, quien había ganado la Champions con Real Madrid en 2014. Ayer Bayern Múnich demostró ser más y se llevó la final en Lisboa por la mínima diferencia.

El exjugador de Rosario Central fue uno de los puntos más altos del equipo francés, y desde su juego pudo desequilibrar aunque terminó chocando con la figura del arquero Manuel Neuer. No obstante, tras el partido, envió un mensaje por Instagram definiendo como “increíble” al año de Paris Saint Germain.

“Dimos nuestras vidas por esta camiseta (…) El fútbol puede dar una revancha y sé que algún día este club la tendrá. Seguiremos luchando como siempre”, reconoció Di María a las pocas horas de la derrota.