Angel Di María fue la figura estelar de la victoria de PSG 4-0 ante Monaco, que le permitió al conjunto de la capital quedarse con la Supercopa de Francia.

El encuentro, que se disputó en China, tuvo como protagonista total al conjunto parisino, que se impuso con dos goles del argentino, otro de Nkuku y el restante de Weah.