En esta historia hay una sola certeza: Neymar no quiere jugar más en PSG. La relación entre ambos está desgastada y lo que se busca es una salida elegante,para lo cual hay varias opciones.

La primera opción es Barcelona, quien incluso realizó una primera oferta de 40 millones de euros más los pases de Coutinho y Rakitic, que fue rechazada por los galos ya que, según el medio español As, la intención del club parisino es venderlo por una cifra cercana a los 300 millones de euros, aunque se conformarían con recuperar el monto de 222 millones, con el que lo adquirieron en agosto de 2017.

A la par, trascendió que la prensa catalana abrió el abanico de otros posibles destinos como Real Madrid, Juventus, Manchester United y Bayern Munich. Todos saben que el impacto mediático y futbolístico de tener una estrella como Ney sería irresistible, pero habrá que satisfacer las necesidades económicas de PSG. Y la verdadera traba está allí.