El camino a la Bota de Oro 2018/19 parece allanado para Lionel Messi, dado que uno de sus inmediatos competidores no estará en cancha en los próximos 270 minutos. Sí, la brutal patada de Kylian Mbappé a Damien da Silva le valió la tarjeta roja que lo condenó a un ejemplar correctivo por parte del Tribunal de Disciplina. Aunque el Paris Saint-Germain ya se coronó en la Ligue 1, restan cuatro partidos para su finalización.

Por ende, el campeón del Mundo en Rusia 2018 estará ausente frente a Niza, Angers y Dijon, por lo que regresaría ante el Reims el 25 de mayo. Así las cosas, tiene casi imposible alcanzar al 10 del Barcelona en la carrera por el trofeo al goleador del año, ya que el argentino lidera la clasificación con 34 goles en La Liga, mientras que el galo ha logrado 30 en el certamen francés.

Cabe señalar que al conjunto culé todavía le quedan tres compromisos en el torneo español, pero es improbable que el rosarino juegue todos dado que el objetivo es la Champions League, donde tiene un pie y medio en la final tras golear 3-0 al Liverpool en el Camp Nou. Además, disputará la definición de la Copa del Rey: el rival será el Valencia en el Estadio Benito Villamarín.