Con el final de la Serie A llegó el momento de las distinciones que entrega la liga, y en ellas el máximo vencedor fue Paulo Dybala: el cordobés fue escogido como MVP.

La Joya fue una pieza importante en la consecución del noveno título al hilo de Juventus, aportando 11 goles y siendo el segundo máximo anotador del campeón detrás de Cristiano Ronaldo.

Ni siquiera los 31 goles que conquistó CR7, y tampoco el hecho de que Ciro Immobile se convirtió en la Bota de Europa al conseguir 36 tantos en liga, bastaron para arrebatarle el premio al exjugador de Instituto.

Los otros premiados resultaron Wojciech Szczęsny (Juventus), como mejor arquero; el neerlandés Stefan De Vrij (Inter), mejor defensor; Alejandro Gómez (Atalanta), mejor mediocampista; y Ciro Immobile (Lazio), mejor delantero. Por último el premio al jugador joven más destacado fue para el mediocampista sueco Dejan Kulusevski (Parma).