Paulo Dybala había preocupado a los hinchas de Juventus en la derrota por 2-1 ante Ajax, por la revancha de los octavos de final de la UEFA Champions League, cuando salió en el entretiempo con una fuerte molestia en su tobillo derecho. Sin embargo, este jueves se confirmó que no tiene nada grave.

Si bien los estudios preliminares mostraron mucha sangre en la zona, el argentino solamente padece una torcedura liviana. De esta forma podrá regresar en menos de una semana a los entrenamientos tras el duro golpe.

Sin embargo Dybala se perderá el encuentro de este sábado frente a Fiorentina en Turín, donde la Vecchia Signora podría coronarse campeón de la Serie A italiana si consigue la victoria. Recién podría regresar en el enfrentamiento ante Inter de la semana siguiente en Milán.