Con el beneficio de tomar una rápida ventaja, y luego retroceder en el campo para maniatar a su rival, el Aleti ganó el primer chico ante el campeón Liverpool. En un trámite cerrado y casi sin emociones en las áreas, el local supo sentirse más cómodo.

Sobre los tres minutos de juego y a través del primer córner del partido Atlético Madrid abrió el marcador: un rebote en Fabinho le cayó a Saúl, y el volante tocó de primera para doblegar a Alisson Becker.

Rápidamente el local se replegó, intentando opacar a un rival difícil de descifrar con espacios, y desde esa salida veloz pudo encontrar el segundo: Morata lo tuvo en sus pies, pero tras un recorte en el área, el brasileño lo atoró bien.

Inmediatamente la visita tuvo una chance con un error del arquero local Jan Oblak, aunque todo derivó en un offside cuando Mohamed Salah ponía la igualdad. Luego de un impasse sin emociones, el propio egipcio estuvo cerca de igualar en el inicio del complemento con un cabezazo cruzado.

Poco a poco el partido se fue consumiendo, y si bien el Colchonero arribó peligro con un remate de Renan Lodi y una media vuelta fallida de Marcos Llorente, el campeón de Europa tuvo la última bola en los pies de Jordan Henderson; no obstante su envío de volea se marchó desviado.

Así las cosas todo quedó abierto pensando en la revancha del próximo miércoles 11 de marzo en Anfield Road, a sabiendas de la fortaleza que han construido los Reds en su mítico estadio.