En un hecho que acrecentó el momento de duda que vive el equipo de Ernesto Valverde, Barcelona no logró salir del cero ante Slavia Praga. Tras el partido, válido por la cuarta fecha de la Champions League, el arquero Ondrej Kolar explicó en un medio checo que algunos rivales no los saludaron.

“Messi y algunos ni siquiera nos dieron la mano. Todos estábamos esperando ansiosos hablar con ellos o intercambiar nuestras camisetas después del partido, pero no se comportaron muy bien…”, aseguró el arquero.

No obstante, Kolar si elogió a su colega, Marc-André Ter Stegen, quien lo esperó en el túnel para felicitarlo por su actuación. “Me detuvo en el túnel y me dijo que no había visto a un portero tan bueno en mucho tiempo y que fue un placer verme jugar con los pies”, explicó.