El partido entre Manchester City y Tottenham por la Champions League tuvo un final apasionante. Los conducidos por Pep Guardiola estaban lanzados en ataque e incluso llegaron a convertir el quinto gol que les aseguraba el pase a Semifinales. Raheem Sterling desató la locura tras un remate de zurda, el estadio explotó y hasta el técnico español comenzó a saltar eufóricamente. No obstante, el juez del encuentro recurrió al VAR y anuló la conquista por offisde de Sergio Agüero en el comienzo de la jugada.

En medio de todo, hubo un jugador del Tottenham que no se enteró de nada de esto. El volante Moussa Sissoko había sido reemplazado por una lesión en el primer tiempo y al ver que los Ciudadanos marcaron el 5-3, se fue directo a las duchas. “Estaba en el banco de suplentes, vi el gol y estaba tan fuera de mí que me fui directamente al vestuario. Estaba solo, nadie me acompañó, ninguna televisión daba el partido y en mi cabeza estábamos eliminados”, explicó el francés en conversación con L’Equipe.

“En esto, uno de los miembros del staff entra y me dice: ‘¡increíble, lo hicimos!’. Y lo le dijo: ‘¿cómo que lo hicimos?’. ¡Y recién entonces me dijo que habían anulado el gol!. Fue entonces que me puse una camiseta que encontré, olvidé mi lesión y salí corriendo para unirme a la celebración de un momento tan histórico. Fue un shock emocional increíble”, concluyó el francés.