A ocho años del cruce entre Levante y Zaragoza, que resultó sospechado por amaño, los 41 acusados -entre ellos Leonardo Ponzio, Nicolás Bertolo y Leonardo Franco- brindaron sus últimas declaraciones y ahora deberán esperar hasta diciembre para conocer el desenlace.

Desde la fiscalía se estableció una pena de dos años de prisión excarcelables, además de seis de inhabilitación para desempeñarse en el ámbito del deporte y una multa que alcanza los 3,4 millones de euros para cada uno corrupción deportiva.

Sin embargo la defensa pidió la absolución considerando que no hay pruebas suficientes que demuestren un acuerdo para que Zaragoza se salvara del descenso con el 2-1 consumado tras los 90 minutos.