Ocurrió en un partido correspondiente a la Eredivise, donde se enfrentaba el Feyenoord contra Den Haag. Durante la semana previa al juego, la noticia voló por las redes sociales del equipo visitante. El Feyenoord Stadion, preparó un sector especial para niños atendidos en el hospital “Rotterdam”, a quienes les permitieron salir para observar el encuentro.

Motivados por el mero hecho de hacer el bien, la gente del Den Haag se organizó en masa para concurrir a las gradas con diversos tipos de peluches. A la hora señalada, comenzaron a arrojarlos hacia el sector que ocupaban los pequeños fanáticos del rival de turno. Un verdadero gesto de nobles corazones.

El momento que conmovió a todos: