Lionel Messi concedió una entrevista al diario Sport, que saldrá este jueves, y el título espantó a más de un hincha de Barcelona. “Esta es mi casa y no quiero irme, pero quiero ganar”, publica en su portada.

Los medios españoles sostienen que estas palabras hicieron mucho ruido en las oficinas del conjunto catalán, sobre todo por la existencia de una cláusula que le permitiría a la Pulga abandonar la institución al final de la próxima temporada si ese es su deseo, tal como fue pactada con Andrés Iniesta, Xavi o Carles Puyol, basándose en la lealtad y la confianza entre ambas partes.

Otro de los títulos fuertes que dejó el rosarino: “No estoy decepcionado, tenemos una plantilla espectacular que puede optar a todo”.

Además se refirió a la frustrada vuelta de Neymar, que por ahora sigue en PSG. “Me hubiera encantado que viniera Neymar. A nivel deportivo es uno de los mejores del mundo y con él, a nivel de imagen y sponsors, el club hubiera dado un salto. Sinceramente, no sé si el Barca hizo todo lo posible para su regreso, pero si es cierto que negociar con el París Saint Germain no es fácil”, destacó el rosarino.

Sobre su rol en Barcelona, dejó en claro que él no manda. “Quedó más que demostrado que no es así. También me pasa con la selección. No le doy más importancia. Yo sé cuál es la realidad, mi función y no entro a valorar estas cosas”, dijo, y añadió. “Obvio que no mando. Soy un jugador más. Lo único que quiero es ganar y seguir ganando títulos”.