La Federación Internacional de Fútbol le envió un comunicado a la Federación de Grecia en el que le solicita intervenir ante los incidentes del fin de semana pasado, cuando el presidente del PAOK, Ivan Savidis, entró al campo de juego armado.

El ente del fútbol mundial le recuerda a los dirigentes griegos que sus estatutos le permiten actuar de oficio, en caso de ser necesario, en competiciones locales: “El Comité de Ética tendrá derecho a investigar y juzgar casos nacionales si las asociaciones, confederaciones y otras organizaciones deportivas no procesan y sancionan tales infracciones”. En caso de que la federación griega no actúe en el caso “se aplicarán medidas correctoras, incluyendo la posibilidad de suspender a la federación griega”, es decir que podrá expulsar a Grecia de todas las competencias nacionales e internacionales.

En el encuentro entre PAOK y AEK, el presidente del local saltó a la cancha armado y amenazó al árbitro; en consecuencia, el mandatario fue detenido y la liga suspendida.