El pasado fin de semana se vio un resultado un tanto irreal en la Segunda División B de España, donde el equipo filial de Barcelona batió por 12-0 a Eldense, de la provincia de Alicante.

Ahora, el jugador mauritano Cheikh Saad ha confirmado en declaraciones a RAC1 que cuatro de sus compañeros se vendieron a una casa de apuestas en la histórica goleada que recibió su equipo:  “Media hora antes del partido estaba en el once y me quedé fuera cuando se habló de que el partido estaba amañado. Por eso luego no hubo cambios. El entrenador me dijo que saliese pero tuve claro que no entraba al campo ni loco. Avisé a mis compañeros que estaban en el banquillo de que si querían evitar verse envueltos en esa mierda, que no entrasen al campo .Son cuatro los jugadores implicados en la compra de partidos. Me es igual lo que pueda pasar, pero cuando pueda daré los nombres de estos jugadores”, dijo.

Y agregó: “Me dijeron que la derrota ya estaba estipulada con varios apostadores. Estaban en el vestuario preguntando a varios de los titulares si querían entrar en la apuesta. A mí no me preguntaron, porque sabían que diría que no”, afirmó.

Además, apartó al club catalán de este suceso: “El Barcelona no está involucrado. Esto fue todo dentro del club, algunos de los jugadores italianos y otros más hicieron un acuerdo con una casa de apuestas. Después del juego, casi hubo agresiones. Ahora comencé a recibir amenazas de muerte”.

Ya habiendo certificado su descenso a la Tercera División este fin de semana, el Eldense ha suspendido todas las actividades del primer equipo y las jornadas restantes las jugará la filial.