Esta temporada el ataque de Barcelona se renovó con Antoine Griezmann. El hombre que guió a Francia en la pasada Copa del Mundo llegó a la ciudad condal tras brillar en el Aleti de Madrid. Sin embargo, el siete bravo está todavía en deuda con la camiseta blaugrana y él lo sabe más que nadie.

“Estoy aprendiendo mucho, aunque sabía que llegar aquí iba a ser difícil. Jugar más centrado es mejor para mi, ya que me puedo orientar mejor. He estado jugando en esa posición durante muchos años y ahora lo que tengo que hacer es adaptarme. Estoy aprendiendo mucho, aunque ya sabía que llegar al Barcelona iba a ser difícil”, reconoció el galo tras formar parte del amistoso de su selección con Moldavia.

La fórmula de ataque de Barcelona, con Luis Suárez y Lionel Messi lleva a Griezmann a compartir una porción del terreno que antes era propia en Atlético de Madrid. En este sentido también opinó Didier Deschamps, entrenador de la selección francesa, quien salió en defensa de su jugador. “Su momento en Barcelona está lejos de ser catastrófico. Es una cuestión de posición en el campo. Estaba en su mejor posición en el Atlético, aunque él ya sabe que le tengo una gran confianza”, sostuvo.