En los últimos años, en la previa de cada inicio de Champions League, Manchester City parte como uno de los candidatos a levantar el trofeo, por calidad de plantel y la presencia de Pep Guardiola en el banco, pero nunca, desde la llegada del catalán, alcanzó siquiera llegar a las semifinales. Con una nueva temporada en ciernes, el DT manifestó que no lo desvela ganarla.

“Está claro que ganar la Champions es el siguiente paso para este equipo, pero es una competición difícil. A veces no se puede ganar o no sale. Barcelona no la ganó hasta 1992. Influyen muchas cosas”, dijo en la previa al choque frente a Dinamo Zagreb.

Luego fue más contundente en su mensaje. “Nosotros lo intentaremos de nuevo pero no va a cambiar mi vida si fallamos. No me voy a matar si no ganamos la Champions”.