Con un momento arrollador desde su arribo al fútbol alemán, Erling Haaland extendió su cuota goleada a Europa y ayer anotó por duplicado en la victoria 2- 1 ante PSG, además de quedar a un paso de romper el récord de velocidad.

No obstante nada de ello conformó al atacante nórdico, quien ya lleva 10 goles en 7 partidos de Champions (actuó antes en Salzburgo) y 11 tantos en 7 partidos con el conjunto alemán.

“No, no estoy plenamente satisfecho. No realmente. Todavía tengo mucho por hacer. Por supuesto, dos goles está bien, pero creo que podría haber hecho más”, declaró luego del partido válido por la ida de octavos.

El dato curioso es que a los 14 minutos del primer tiempo, en un tiro de esquina en contra, el juvenil despejó de cabeza y comenzó una corrida a toda velocidad donde recorrió 60 metros en 6,64 segundos, apenas 30 centésimas más lento que el récord mundial (6,34).