Luego de lo que fue el gran triunfo de la Juve en Mónaco por 2-0, se esperaba una vuelta en la que el equipo de Dybala e Higuaín espere a que su rival salga a buscar y, de contraataque, intente liquidar el pleito.

A priori esto fue lo que ocurrió. Sin embargo la presión alta y los ataques constantes le duraron 25 minutos a la visita. Incluso en ese tiempo el árbitro le podría haber pitado un penal a favor del colombiano Radamel Falcao, quien fue a buscar un buen centro al área y fue chocado por Buffon. Pero el colegiado no vio falta y dejó seguir la jugada.

En el minuto 33 agarró la pelota uno de los jugadores más determinantes en esta Champions para el local. Dani Alves, quien había generado los dos goles en la ida, envió un excelente centro al área que fue conectado por el croata Mandžukić. El delantero cabeceó y el portero evitó el tanto pero, en el rebote, el ex atacante del Bayern Munich puso el 1 a 0.

Ya con el visitante venido a menos y con una clara superioridad, Juventus buscó el segundo gol que defina la serie. Pero éste no llegaba. Hasta que en el minuto 45 un centro pasado fue captado por el lateral brasilero. El ex 4 de Barcelona le pegó de primera mientras todos esperaban o un centro o que la controle y luego decida.

El balón fue directo al fondo de la red. Alves corrió a festejarlo con la gente, sus compañeros lo abrazaron y todo el norte de Italia entendió que la final era una realidad, ya no era un sueño.

La segunda etapa fue innecesaria. Demasiadas faltas que pudieron haber resultado en lesiones para los jugadores de cualquiera de los equipos y, sobretodo, una fuerte pelea entre Higuaín y Glik. El delantero argentino estaba en el piso y el polaco le pisó la parte de atrás de la rodilla. De ahí en más, el encuentro se picó y podría haber generado expulsiones.

Tan grave fue la pisada, y los conflictos generados a partir de esa falta, que el gol del juvenil francés pasó a un segundo plano. Nadie se preocupó ni imaginó una posible remontada.

El partido llegó al tiempo cumplido y el árbitro pitó el final. Los jugadores del local se abrazaron en la mitad de la cancha y festejaron con su gente, como es habitual, la clasificación a una nueva final de Champions luego de lo que fue la recordada derrota con Barcelona en 2015.

Mirá el resumen de Juventus 2 Mónaco 1

https://www.youtube.com/watch?v=rCWAYmfrKMw