El pésimo presente del Huesca en la liga de España terminó rápidamente con el ciclo de Leonardo Franco al frente del primer equipo.

Apenas un triunfo en las ocho jornadas que se llevan disputadas fueron suficientes para que la directiva decida cesantear al argentino, que no pudo aguantar mucho en su primera experiencia como entrenador.