A los 38 el sueco Zlatan Ibrahimovic sigue vigente, y ayer dio una muestra más con uno de los goles en la importante victoria de Milan ante Juventus, por la continuidad de la fecha 31 de la Serie A.

El exjugador de la Vecchia Signora comenzó la remontada con un gol de penal cuando el Rossonero caía 2-0. Después llegó una ráfaga de tres goles para sentenciar el partido y sumar tres puntos importantes para la lucha por las copas, y además prolongar el suspenso por el título.

Luego del partido, fiel a su estilo, el atacante sueco se mostró agresivo con sus declaraciones: “¡Si hubiera estado aquí desde el comienzo de la temporada, habríamos ganado el Scudetto!”, apuntó en diálogo con DAZN tras disputar su partido número 11 en la liga italiana con un saldo de cinco goles y tres asistencias.

Además, Zlatan se refirió a la situación de tener que actuar sin público y bajo estrictas normas aunque al arribar al estadio ingresó sin barbijo: “Jugar sin fanáticos es una pena, una situación extraña. Hacemos nuestro trabajo, somos profesionales. Lo siento por los Tifos”.

No obstante, en un hecho no menor, destacó que quizá pudo ser una de sus últimas apariciones en San Siro: “Me estoy divirtiendo, tengo 38 años, no tengo el físico de antes, hago lo que puedo hacer. Podría haber sido la última vez que me vieron en vivo en San Siro”, cerró Ibrahimovic.