Lo único concreto que maneja Mauro Icardi es que Antonio Conte no lo tiene entre sus prioridades en Inter y, por ende, el argentino busca nuevo destino.

Por el momento, Icardi se entrena solo al aguardo de alguna definición sobre su futuro, pero desde Juventus esperan una señal para que presione su salida del Neroazurro luego de seis temporadas, donde llegó a ser capitán del primer equipo.

La historia de los cortocircuitos entre ambas partes empezó con la renovación fallida a mediados de la temporada pasada, lo que provocó la pérdida de dicha capitanía y el estar marginado por el ex técnico Luciano Spalletti.