El duro revés por parte de la UEFA dejó a la deriva a los “Citizens”, acusados de incumplir con el Fair Play Financiero. Por consiguiente, la entidad fue sancionada con dos años sin poder disputar la Champions League o cualquier otro certamen internacional.

Los rumores se dispararon y el futuro de varias de las figuras del plantel se pusieron en jaque, sumado a que los poderosos de Europa comenzaron a sondear distintos nombres del plantel para tentarlos con saltar del barco.

“Al principio (la sanción) fue un impacto. Pasadas las horas te das cuenta de que no es algo que podamos controlar. Apoyamos al club al cien por cien, lo que tenemos que hacer es centrarnos en nuestros partidos. Esto no está acabado. El club cree que es injusto, así que vamos a apelar y esperar. Todo lo que podemos hacer es en el campo y hacer lo que hemos hecho los últimos cuatro años. Confío al cien por cien en el club”, inició el DT en conferencia de prensa.

Pero lo que no dejó pasar por alto fue la postura de Josep María Bartomeu, mandamás del culé, quien indicó su apoyo para con la dura medida al Manchester City. “Si Barcelona está contento porque estamos suspendidos, le diría al presidente que apelaremos. Creemos que tenemos razón, vamos a apelar, pero mi consejo es que no hable demasiado alto porque a veces todos están involucrados en estas situaciones”, lanzó con furia.

Por si quedaban dudas, aseguró que se mantendrá en el cargo férreamente pese a la delicada situación: “¿Por qué debería irme? Dije hace un mes que me encanta este club, me gusta estar aquí. ¿Por qué debería irme? Si no me despiden, estaré aquí. Me encanta este club. Me gusta estar aquí. Este es mi club y estaré aquí. Hacemos un llamamiento. Cuando alguien cree que tiene razón, tiene que pelear. El club tiene que pelear y confío en el club al 100% de lo que han hecho y me han explicado. Esta situación no está terminada y hasta que no se resuelva tienes que jugar y jugar y eso es lo que va a suceder”, concluyó.