El contrato que unía a Isco con Real Madrid finalizaba la próxima temporada. Pero el equipo merengue decidió renovarle el contrato al jugador y elevar su cláusula de salida. El nuevo contrato será de cuatro temporadas, con opción a una quinta junto al Merengue.

Con respecto a su cláusula de rescisión de 700 millones de euros, se basa en una política del club. Tanto Bale, Cristiano y Benzema tienen como cláusula de salida un valor de 1000 millones de euros. La idea del presidente Florentino Pérez, es la de “blindar” a sus jugadores, para no tener que sufrir lo que le pasó a Barcelona con Neymar.

El acuerdo entre Isco y Real Madrid se produjo antes de comenzar la pretemporada, y se hará oficial luego de disputar la Supercopa de España, en donde enfrentará al blaugrana. El mediocampista pasará a cobrar 6 millones de euros anuales.

Zinedine Zidane podrá contar con Isco, quién parecía que al finalizar la temporada 2016/2017 tenía un pie más afuera que adentro del club.