En el partido que marcó el regreso del fútbol en Italia luego de más de tres meses de receso debido a la pandemia de coronavirus, Juventus empató 0-0 ante Milan como local y se metió en la final de la Copa Italia por el 1-1 en el partido de ida. Espera por el ganador de Napoli vs. Inter.

Los hechos más trascendentes del partido pasaron por un penal malogrado por Cristiano Ronaldo, luego de la intervención del VAR, a los 16 minutos del primer tiempo, y la expulsión del croata Ante Rebic por un duro planchazo en el pecho sobre Danilo. Paulo Dybala fue titular en la Vecchia Signora y Lucas Biglia estuvo en el banco del equipo milanés.

Pese a la paridad, Juventus se metió en la final debido a la ventaja que le da el gol marcado en condición de visitante. Su rival saldrá de la otra semifinal que jugarán este sábado Napoli e Inter, desde las 16, en el San Paolo.