El mercado de pases asoma poco a poco en el horizonte aunque todavía hay dudas sobre cuándo pueda volver a rodar la pelota debido a la pandemia del coronavirus.

En ese sentido, Juventus quiere cerrarle la puerta de salida al joven central Matthijs De Ligt, uno de sus últimos refuerzos, ante el interés de un gigante como la Casa Blanca.

Según el portal Tuttospport desde la Vecchia Signora tasaron a De Ligt en 150 millones de euros, una cifra que pretende reguardar su ficha en medio de la crisis económica desatada por el coronavirus. Además, las declaraciones de su suegro, Keje Molenaar, dan cuenta de que está muy a gusto en Turín.