Didier Deschamps finalmente resolvió no convocarlo para disputar la Eurocopa con Francia por el caso judicial que existe en su país entre él y Valbuena. El delantero se destapó y dio su opinión acerca de esta decisión del entrenador: “Se ha plegado a la presión de una parte racista de Francia. No sé si es una decisión sólo de Didier, porque me he llevado bien con él, con el presidente. De hecho, intentan vender que soy una persona que genera problemas, que busca historias, que nunca está contento. Es falso. Tengo más de 40 millones de fans en las redes sociales y dicen que le gente no me quiere. Es ridículo. Ha habido mucha presión, seguro, pero eso es culpa también de algunos periodistas que han sacado cosas por la televisión que no son verdad. No sé si ha sido cosa de Didier o del presidente, pero lo que me gustaría es que ellos decidan siempre y que no se dejen llevar por la presión. Y eso es lo que me parece que ha pasado. Estoy con Francia y les deseo lo mejor a todos”.

Además, también se refirió a Mathieu Valbuena: “La única persona que sabe lo que ha pasado, el que sabe la verdad, es Valbuena. Ha jugado un papel, no ha dicho la verdad, porque todo viene de ahí. He querido ayudarle, nada más, y la historia se ha venido contra mí. Pero no pasa nada, es la vida, y sólo sé que cuando haces daño, al final se paga”.

Aclaró que no tiene problemas en vestir nuevamente la camiseta de su selección porque siente que en el plano deportivo se lo merece, y que no tiene razones legales para no hacerlo ya que aun no lo juzgaron. “Francia se va a dar cuenta de que han sido injustos conmigo”, dijo. También admitió que le hubiera gustado jugar la Eurocopa, que fue un golpe muy duro para él pero que ganar la Champions League el sábado con el Real Madrid lo ayudó a llevarlo un poco mejor.

En el ámbito deportivo, habló sobre la final que jugó el sábado contra el Atlético Madrid y que le dio al Real Madrid la onceava Champions League, y de las críticas que recibieron por los rivales no tan duros que les han tocado a lo largo de la competición: “A un gran club siempre van a criticarlo. Pero llegamos a la final contra un gran equipo como el Atlético y por mucho que se ha dicho yo creo que ha sido uno de nuestros mejores partidos de la temporada. Por un lado, respondimos bien físicamente, también en el plano mental, en dos planos en los que el Atlético es fortísimo, y fuimos mejores que ellos en los dos. Fuimos a por el partido en la prórroga, con jugadores tocados con calambres. Se notó todo el trabajo físico que se hizo con Zidane cuando llegó. Ya nos advirtió en las dos semanas antes del partido que nos podíamos ir a la prórroga y que teníamos que estar preparados”.

Personalmente siente que su progreso aumenta y que cada vez anota más goles. “Siento que la afición me quiere y es algo que necesito. Cuando escucho al Bernabéu corear mi nombre me ayuda mucho. Me dan fuerzas y ganas de seguir luchando”, confesó el francés. Incluso reconoció en que aspectos puede mejorar el Real Madrid para la próxima temporada: “Creo que cuando defendemos juntos, los tres delanteros cuando nos colocamos si no tenemos la pelota se puede mejorar, y la salida de balón desde atrás”.

Se animó, además, a hacer una comparación entre Rafael Benítez y su sucesor a mitad de temporada, Zinedine Zidane: “Con Rafa (Benítez) me fue bien, es verdad que faltó un poco de comunicación. No hablábamos mucho y la diferencia es que con Zidane hablo más y noto más confianza. Se ve en el campo”, y reconoció: “Que tengamos comunicación no significa nada. Aunque sea como mi hermano mayor y aunque hable con él en su despacho, sé de sobra que si no estoy bien no voy a jugar. Hay que estar al máximo y darlo todo para jugar con él. La prueba es que en la final me sacó del campo”.