El duelo ante Osasuna comenzó con el homenaje desde Barcelona a la figura de Maradona, quien fue jugador del club entre 1982 y 1984, y concluyó de la mejor forma con el tanto que anotó Lionel Messi.

La Pulga puso el 4-0 final en el Camp Nou y en pleno festejo mostró la camiseta de la Lepra con el 10 en la espaldas que vistió al astro en su paso por la institución de Rosario. El gesto, que tocó la fibra de todos los futboleros, generó también el elogio de su entrenador, Ronald Koeman.

“Son cosas de un gran jugador, primero por la jugada y el gol, y segundo, por el gesto hacia Maradona. No sabía que Leo iba a hacer esa celebración, ni lo vi antes del partido. Fue algo muy grande en todos los sentidos”, aseguró el entrenador neerlandés en la conferencia de prensa posterior.

Por último, el DT remarcó el nivel que mostró en los 90′ el delantero francés Antoine Griezmann, autor de un verdadero golazo: “Hoy lo vi muy bien, desde su posición jugó con mucha libertad, dio una asistencia y marcó un gran gol. Es el jugador que queremos. Ahora parece que se siente más liberado en el campo y eso es algo positivo”, cerró.