La nueva etapa de Vincent Kompany, con la doble función de jugador y entrenador del Anderlecht de su país duró apenas cuatro partidos, y el defensor de 33 años decidió inclinarse solamente por vestir los cortos.

Luego de 11 temporadas en Manchester City, Kompany volvió a Bélgica para que ejerciera de director técnico y jugador al mismo tiempo pero la tarea no resultó como se esperaba.

Así al cabo de cuatro fechas, desde la zaga central, Anderlecht acumuló una derrota, dos empates y otro traspié, para ubicarse 13° (sobre 16 equipos) en lo que es el peor inicio de campeonato en los últimos 20 años.

Ahora Simon Davies, que formaba parte del cuerpo técnico, se convirtió en el entrenador principal del equipo y le asignó un nuevo cargo al capitán: “Debe ser más jugador durante el partido. Capaz de liderar realmente al equipo en el campo. Nadie duda que puede, pero es importante que él sea simplemente uno de los jugadores durante el partido”, afirmó.