Se vive una nueva normalidad hoy por hoy debido al COVID-19. En ese marco el fútbol no está exento, y por ello desde la FA, casa madre del fútbol inglés, emitieron un comunicado explicando posibles sanciones a las que estarán sometidos los futbolistas.

“En un caso extremo, donde el árbitro está seguro de que alguien deliberadamente, y de cerca alcance, tosió en la cara de un oponente u oficial del partido, el árbitro debe tomar medidas bajo la Ley 12 ‘Usar lenguaje ofensivo, insultante o abusivo y / o gestos'”, apunta el documento.

Asimismo se aclara que la sanción puede distinguirse entre tarjeta amarilla o roja según amerite la situación: “Si el incidente no fue lo suficientemente grave como para merecer una expulsión (tarjeta roja), se podría emitir una advertencia (tarjeta amarilla) por ‘comportamiento antideportivo – muestra una falta de respeto por el juego’. Sin embargo, los árbitros no deberían estar buscando castigar la tos “de rutina” (de la misma manera que hay no hay sanción disciplinaria por escupir que no está en alguien); la acción solo se puede admitir donde está evidente que fue un acto claro contra alguien más”.