Leroy Sané es uno de los grandes protagonistas del mercado de pase y su venta al Bayern Munich era inminente, pero el volante se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha en el choque frente a Liverpool por la Community Shield y deberá pasar por el quirófano.

En el partido del pasado domingo, el extremo alemán estuvo apenas 13 minutos sobre el césped y debió ser reemplazado, y luego de casi una semana de evaluación, Manchester City confirmó que deberá ser operado.

El parte médico oficial no especifica posibles tiempos de recuperación pero todo indica que se quedará fuera del campo de juego por al menos seis meses, lo que obligará al club bávaro a retirar la oferta de 110 millones de libras que estaba dispuesto a desenfundar por él.