Lionel Messi fue elegido por FIFA como el mejor jugador del mundo en la pasada temporada. Es la primera vez que la Pulga gana este premio, que en 2018 había sido propiedad de Luka Modric.

El argentino competía en la terna con Cristiano Ronaldo (que no viajó a Milan) y Virgil Van Dijk (campeón de Europa con Liverpool). Marcó 51 goles en 54 partidos, entre todas las competencias, y además dio 31 asistencias en una temporada donde ganó la Liga de España con Barcelona.

Messi, de 32 años, fue dueño del trono del fútbol mundial entre los años 2010 y 2015 cuando la FIFA se fusionó con la revista France Football y entregó el Balón de Oro, pero nunca pudo conquistar el The Best, hasta hoy.

“A pesar de los lindo que son estos reconocimientos, para mí los premios individuales son una cosa secundaria. Primero está lo colectivo”, manifestó.

Y celebró que su familia pueda estar allí. ”Cuando Thiago vino era muy chico y no se acuerda de nada. Verlo ahí y disfrutar este momento con ellos es algo único. No tiene precio”.