Tottenham, último subcampeón de la Champions se encuentra en un momento delicado de la temporada y tras sendas derrotas ante Bayern Múnich (2-7) y Brighton (3-0), Hugo Lloris sufrió una lesión que lo dejó afuera del partido apenas a los tres minutos de juego. El futbolista debió ser retirado en camilla y con máscara de oxígeno.

Pasaron un par de días y el club londinense hizo oficial que, a pesar de no haberse fracturado y de no existir la necesidad de acudir al quirófano, el portero galo padeció daños en los ligamentos del codo y esto lo dejará lejos de las canchas hasta enero de 2020.

“Los resultados (de las nuevas pruebas médicas) han mostrado que no es necesaria una operación quirúrgica, pero nuestro capitán sufre una lesión de ligamentos y no volverá a los entrenamientos hasta finales de 2019”, publicaron los Spurs a través de un comunicado.

Didier Deschamps, entrenador de la selección francesa, también salió a hablar en referencia a este tema: “Es difícil saber con exactitud cuánto tiempo estará de baja. Por lo que nos concierne, no estará en esta concentración ni en la próxima”, dijo el seleccionador. “No soy especialista, pero no volverá a jugar en 2019, eso es casi seguro”, agregó.

A partir de ahora, Mauricio Pochettino contará con el argentino Pablo Gazzaniga para suplir el lugar de Lloris.