Al tratarse de un partido con mucha rivalidad, el derbi entre Frankfurt y Mainz, por los cuartos de la Copa Alemana, se presumía con tensión en la previa. Sin embargo el partido dejó una grata sorpresa que cayó desde la tribuna.

Con el juego en marcha los hinchas de Mainz lanzaron caramelos al campo en forma festiva por el arribo del carnaval. La situación inesperada fue bien tomada por los protagonistas, e incluso el juez Deniz Aytekin dio el visto bueno al probar uno de los mismos luego de ofrecérselo en vano a Nigel De Jong.

Para la estadística el dueño de casa se impuso por 3 a 0 y se metió en las semifinales del certamen, aunque sin duda alguna el accionar de los simpatizantes visitantes les dejó un buen sabor de boca pese a la derrota.