El jugador español del Ballybrack FC Fernando Nuno La-Fuente estuvo en el centro de la escena este fin de semana. No fue por anotar goles, ni convertir un penal, ni por lesión, ni por alguna jugada. Sino por haberlo dado por muerto, cuando estaba vivo.

El Ballybrack FC disputa la Leinster Senior League, un campeonato amateur de Irlanda. El jueves pasado, el club informó que un jugador de su plantel -La-Fuente- había fallecido tras sufrir un accidente automovilístico. Por eso, la liga postergó el encuentro que Ballybrack debía jugar ante Arklow Town, incluso publicó un aviso necrológico en el diario The Herald. Además, en el resto de los cotejos le dedicaron un minuto de silencio y llevaron una cinta negra en el brazo.

Sin embargo, el presidente de la liga, David Moran, empezó a dudar de la situación. “Recibimos llamadas diciendo que alguien había fallecido y que necesitaban aplazar el encuentro”, dijo. “Pero las cosas comenzaron a parecer sospechosas cuando el lunes siguiente les preguntamos para ponernos en contacto con la familia y nos dijeron que el cuerpo ya estaba en España”.

El mandatario continuó con la búsqueda, y ante la negación del club, buscó registros en hospitales, pero no encontró nada.

Es que claro, ¡Fernando estaba vivo! Se había mudado a Galway en septiembre. En diálogo con RTÉ Radio 1, afirmó: “Ayer llegué a mi casa, después de acabar el trabajo y con el objetivo de jugar a videojuegos. De repente recibí una llamada y me dijeron que era famoso. Así me di cuenta de que estaba muerto. Encuentro esta anécdota un poco divertida porque nadie de mi entorno se ha asustado. Mi mujer lo sabía y llamé a mi madre para que estuviera al corriente”.

Los rumores indican que el club había inventado la noticia para poder postergar el partido. Por eso, el secretario dimitió y la liga salió a pedir las correspondientes disculpas.