La llegada de Alexandre Lacazette generó revuelo entre los hinchas Gunners. Tal es así que, creyendo que el fichaje era casi imposible, un fanático había prometido que, si se daba, se lo tatuaría ¡en una nalga!. Finalmente, el jugador del Lyon pasó al conjunto de Wenger y tuvo que cumplir su promesa.

El momento fue inmortalizado en Twitter y el artillero francés ya lo quiere conocer. Bromas al márgen, queda claro que no es Darrent Bent sino el propio Lacazette el de la obra de arte en la piel del hincha, que demostró que tiene palabra y está dispuesto a hacer lo que sea por su club.

El broche de oro fue la respuesta del flamante refuerzo, que aseguró que quiere conocerlo y ofrecerle su camiseta.

¿Cumplirá?