Nació en España, vivió unos meses en Villanueva de Córdoba y el deporte con el sesgo familiar, lo depositó en Formentera. La ciudad cercana a Mallorca fue la que hasta la actualidad lo agasaja, en un sinfín de elogios por su actuación en el conjunto mallorquín.

Pero el símbolo argentino trascendió fronteras. La Real Federación Española de Fútbol y la Federación Mexicana de Fútbol, fueron insistentes en conformar al joven atacante para que se sume a las divisionales de sus respectivos seleccionados.

“Toda mi familia es argentina, mi sueño es vestir la camiseta nacional”, fueron las palabras en respuesta a los intereses encontrados por las dos federaciones. En junio el futbolista fue citado a la primera del Mallorca, tras ser figura de la segunda división de la entidad española y pasó a la historia por ser el deportista más joven en debutar en La Liga Santander.

Con solo 15 años, el futbolista procedente de Durango mantiene sus aspiraciones a formar parte de la delegación a cargo de Pablo Aimar, y este miércoles se conectó a la comunicación virtual del entrenador de la sub 17.

Para sorpresa de algunos la participación genera expectativas, y Bernardo Romeo, Coordinador de Selecciones Juveniles de AFA sostuvo: “Confiamos en las ganas que él tiene y en su familia. Nos hace sentir las ganas que tiene por jugar en Argentina, está contento con la selección y su entorno”.

Por reglamentación, Luka puede jugar en las divisionales juveniles de un país y luego elegir  el seleccionado mayor de otra nacionalidad. Es por eso, que depende el trabajo que se haga desde la AFA para solventar el ímpetu y notificar su adhesión a los proyectos.