Según informó el New York Times, Manchester City, está siendo investigado por la Junta de Control Financiero de la UEFA sobre un posible incumplimiento de las reglas del fair play económico. El club inglés podría ser suspendido por una temporada en la Champions League.

Las acusaciones surgieron por las revelaciones de Football Leaks que mostraban cómo el City, propiedad de Sheikh Mansour, buscaba romper permanentemente las normas con inyecciones monetarias de parte del grupo inversor relacionado a Emiratos Árabes, encubiertos bajo el sponsor de Etihad Airways.

Cabe recordar que 2014 el flamante bicampeón de la Premier League debió pagar una multa de 49 millones de libras por el mismo motivo.