El tridente conformado por Kylian Mbappé, Neymar y Edinson Cavani es de ensueño, pero puertas adentro parece que los ánimos están bastante caldeados, lo cual repercute en la cancha. El joven campeón del mundo con Francia habló sin tapujos cuando le consultaron por su continuidad en el monarca de la Ligue 1: “Ha llegado el momento de asumir más responsabilidades, en París, si fuera posible. Sería un gran placer. Y si no fuera en París, podría ser en otro lugar, en el marco de un nuevo proyecto”. Justo cuando Zinedine Zidane lo quiere en el Real Madrid…

A falta de una jornada para que acabe el certamen galo, el delantero de 20 años convirtió 32 goles (cuatro menos que Lionel Messi, por ahora dueño de la Bota de Oro), más que ningún otro jugador de su nacionalidad en el torneo local desde 1966. Al mismo tiempo, Neymar no ha dejado de reclamar más importancia en el seno del equipo, convertido en la incorporación más cara de la historia de este deporte, pero las constantes lesiones le quitaron privilegios en la mesa chica.

El elenco de París no quiere tener problemas económicos con la UEFA, dado que debe equilibrar la balanza para no violar el Fair Play Financiero. Tras haber ganado el Mundial de Rusia, “Donatello” no quiere estar a la sombra de nadie. Marcó la cancha y, si no lo escuchan, se sentará a estudiar ofertas.