Luego de ocho meses de aquel mal momento que vivió Raheem Sterling en la visita de Manchester City a Chelsea desde los Blues se pronunciaron con una sanción ejemplar contra el hincha acusado por “uso abusivo del lenguaje y comportamiento agresivo y amenazante”.

“El incidente cruzó la línea de lo aceptable. No hay lugar en Stamford Bridge para el abuso racial y no se considera que un curso de educación para rebajar el castigo sea apropiado”, apunta el comunicado publicado hoy en la web oficial de Chelsea.

En el extracto el club afirmó que se tomó la decisión por violar los términos y condiciones de la compra de ingresos al estadio, luego de la negativa de la Policía a sancionarlo. Además otras cinco personas fueron expulsadas temporalmente por uno y dos años.